sinpasaportes

Aylan se ahoga cada día

Imagen: Nilüfer Demir

Los niños de tres años deben jugar en la orilla. Aquí lo hacen. También los que tienen seis, y aquellas que tienen siete y ya se les ha caído un diente, y aquellas que preguntan y preguntan. Esas también. Su único trabajo en la orilla de todos los océanos del mundo es chapotear, hacer castillos de arena, excavar pozos muy profundos que durarán veinte olas, enterrar secretos muy secretos y salpicar a quién pasea. Eso deben hacer las niñas y los niños a la orilla del mar y todo el mundo lo sabe.

Diego, mi primo, tiene tres años y no para quieto. Tiene la edad que tenía Aylan, aquel niño que murió por culpa de la indiferencia de los dirigentes de Europa. Aquel pequeño que yacía en la arena por culpa del letargo del mundo ante la tragedia de la guerra Siria.

A aquel pequeño de zapatitos diminutos que daba la espalda al mundo que le dio la espalda a él, lo mataron las puertas cerradas, las alambradas de espino, las vigilancias, los pasaportes, los visados, los cupos, las cuotas, los juegos de estrategia que anoche volvieron a ahogar a otro niño como Aylan, a otra pequeña Aylan, a otros 13 Aylan o puede que más…

Sus despachos azules y amarillos, sus estrellas distantes, sus banderas… Tratan a las personas como si fuéramos números, invasiones o plagas… Y no niños con pantalón azul y camisetita roja, que mueren ahogados en el mar huyendo de la guerra.

Como números y no como a un entrenador de fútbol que sostiene a su hijo menor en brazos. Como plagas… y no como a una profesora de inglés que desliza a una niña aterrorizada bajo una alambrada húngara. Como números … no como a un hombre mayor que creía haberlo visto todo y que se apoya en un bastón para cruzar una zanja corriendo todo lo rápido que le deja su avanzada edad.

Aylan tenía solo tres añitos. Igual que Diego. Mi primo se ha pasado el verano jugando en el pueblo de mis abuelos, corriendo, haciendo travesuras, bañándose en el río, besuqueado por toda la familia. ¿Habéis charlado con un niño de tres años? Son como pequeñas esponjas maravillosas. Lo repiten todo siempre con tanta gracia y con una pronunciación tan tierna que dan ganas de escuchar sus ocurrencias en bucle.

Aylan, sin embargo, se pasó el verano huyendo después de sobrevivir a las bombas, a los disparos, al miedo y a la locura de la guerra.

Aylan no cumplirá cuatro años nunca. Ni él ni muchos otros que siguen ahogándose en el mar, muriendo bajo las bombas, abatidos por los disparos.

La vida que pudo ser, la de Aylan, nunca será. Nunca habrá un “verano que viene”, ni un “me pido esto por Navidad”, ni un “voy a portarme mejor”. Terminó todo donde las olas alisan la arena. Se quedó en la orilla de nuestra humanidad, justo en la frontera de nuestra indiferencia.

Las olas se llevaron su último aliento, sus últimos juegos, sus palabras. También su miedo, imagino, al ver que le faltaba el aire… Pero lo que no va a limpiar este mar ni ningún otro, por muy fuerte que sea el oleaje, es la vergüenza y la conciencia de aquellos gobernantes que están permitiendo esto.

La comunidad internacional está sometiendo al pueblo sirio, y no exclusivamente a este pueblo, a un abandono tan cruel, que la historia juzgará este momento con la mayor de las durezas.

Y me vuelve a la cabeza su foto. Aylan. Tan pequeño. Parece dormidito, ¿verdad?. Con la carita mirando el mar… con los zapatitos diminutos.

Duerme Aylan, duerme… Aquí, a este otro lado, estamos tratando de despertar de este letargo inhumano, de esta indiferencia.

Emi*

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Aylan se ahoga cada día

  1. jonascandalija en dijo:

    Reblogueó esto en El desactivador de minas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: