sinpasaportes

Vuelvo

Cuando abandoné la escritura automática todo se volvió aburrido. Hasta yo. Duró pocos días ese hastío y me recuperé en seguida. El aburrimiento se quedó solo lo suficiente para darme cuenta de que necesitaba volver a comer sugus, a rodar dentro de una caja de cartón y a fundar algún club exclusivo en el que podía estar exclusivamente todo el mundo que quisiera.

Pasó lo mismo cuando el verano dejó de durar tres meses, dos libros de vacaciones Santillana y uno de Anaya. Cuando las conversaciones parecían un ascensor hacia el piso 6.542. Un eterno hablar del tiempo, las vacaciones, el cansancio y los días soleados. Entonces me propuse que lo haría:  necesitaba quitarme ese barniz de adulta sabelotodo o acabaría por no reírme ni una mierda.

El proceso de recuperación no fue largo gracias a grandes dosis de estupidez, desaprendí cosas que amenazaban con volverme de color paloma. No fue fácil.

¿Podemos compaginar eso de que el mundo sea a veces una mierda con eso de que el mundo sea a veces un lugar maravilloso y acojonante?

Definitivamente, si.

Y entonces te das cuenta de que han salido demasiados girasoles en el mirador porque no hiciste caso a las instrucciones clarísimas de la caja de semillas… Lo tengo todo planeado. Comeré pipas todo el invierno.

Vuelvo a la escritura automática.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: