sinpasaportes

91 días en huelga de hambre

Alburquerque soñaba con 5 plataformas termosolares que iban a generar empleo, un bien escaso en un pueblo con un 42 % de paro. En enero, las ilusiones se fundieron porque las gigantes eléctricas pueden más que la justicia y lo coherente. El año empieza con el decreto 1/2012, que tumba estos proyectos. La gente de Alburquerque se quedó sin sueño, con mucho sol y con un castillo de arena que se deshacía por momentos.

Ángel Vadillo, padre, abuelo y alcalde de Alburquerque 17 de sus 48 años, no pudo resignarse y no lo hizo. Caminó los más de 600 kilómetros que separan su pueblo de Madrid. Después de 22 días de convicción llegó paso a paso a la puerta del Ministerio de Industria y se sentó. Ahí empezó una huelga de hambre que ha durado 91 días. El Ministerio, por su parte, blindó y vigiló día y noche a este “peligroso” individuo, que cada día estaba más flaco y deteriorado, hasta necesitar ayuda para ponerse en pie.

Más de 3 meses de hambre  al sol. Con una furgoneta como vivienda y una petición clara: empleo para su pueblo y un modelo energético verde para el futuro. Dos cosas que van de la mano. Demostrable con números.

Ayer llegó con sus muletas a Tabacalera. Se apoyaba en amigos para caminar. La gente derramó lágrimas a su paso. Ha perdido más de 30 kilos de peso. Débil pero firme, con ese brillo en los ojos que solo tienen las personas que están dispuestas a morir por sus ideales, por la justicia, por su gente.

Escuchó humilde y en silencio los discursos, poesías y canciones. Se emocionó al escuchar a una profesora de su pueblo y se abrazó a Rosa Regás, a Luis Pastor, a Juantxo López de Uralde y a todas las personas que quisieron rodear su delgada figura de hidalgo.

Al final lo anunció: dejaba su huelga de hambre porque había recibido una llamada. El diálogo era posible con el ministerio. Hasta ahora habían sido solo monólogos.

Alzó la voz para decir que se acababa la huelga de hambre, pero no la lucha porque esa seguirá hasta la victoria.

Ángel Vadillo ha conseguido muchas cosas. Ayer Tabacalera estaba llena de gente dispuesta a poner en marcha una plataforma por la defensa de otra energía posible. Una nueva Marea está a punto de nacer. El alcalde valiente ha unido y ha colocado en el discurso el cuestionamiento del oligopolio energético.

Lo hizo porque pensó que era posible. Sabía que se podía y estaba dispuesto a caer al suelo de hambre por ello…

En la entrevista nos dijo que amaba la vida, pero “la vida con dignidad, y no voy a decjar que se la roben a mi pueblo”.

Ahora, quiere ser uno más en esta cruzada. Volver al anónimato y pasarle el téstigo a la sociedad civil. Ahora, que todo parece difícil, que la única solución parece escapar. Ahora, este Quijote extremeño, decide enfrentarse a los gigantes de las eléctricas y pelear para que la vida en su pueblo sea posible. Para que quedarse no sea de valientes…

Muchos pensarán que es un loco. Yo quiero un país lleno de locos y locas como él.

Emi

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: