sinpasaportes

“Periodigno”

Hoy todo el mundo habla de la dignidad en el periodismo, de la precariedad, de la inestabilidad, de los sueldos, de los contratos basura, … Todas esas condiciones, junto a las corporaciones que han fagocitado a los antiguos medios de comunicación, son el principio del fin del periodismo.

Sin independencia no podemos hacer un trabajo de calidad. Sin medios no podemos hacer un trabajo de calidad. Con miedo, no podemos hacer un trabajo de calidad. Hoy mucha gente hace periodismo con miedo. Con miedo a perder su trabajo, con miedo a salir por la puerta si ejerces como periodista y no como “transmisor del oficialismo”.

Se nos ha olvidado que el periodismo es la vigilancia del poder, esté quién esté sentado en la silla. Se nos ha olvidado que nuestro trabajo era dejar al descubierto las carencias, las vergüenzas y los errores de quienes gobiernan (incluidos bancos y multinacionales), siempre al servicio de quienes tienen realmente la soberanía; el pueblo.

Nos han hecho olvidar que somos servicio público, un medio para la denuncia, la crítica constructiva y la palanca de cambio hacia algo mejor. El cuarto poder se ha hecho pequeño a la sombra de sueldos de 400 euros como becarios de por vida (Cadena Ser), de contratos de seis meses (TVE) y de supuestos “freelance” que no lo son (Mediapro).

Hemos creído que la imparcialidad pasaba por perder toda sombra de capacidad crítica y nos hemos quedado en el camino. Hemos confundido quienes son las personas a las que nos debemos: el pueblo. Hemos perdido de vista la crítica haciendo gala de una supuesta objetividad; que todo periodista sabe que no existe. Si un banco roba a un millón de personas su dinero, hablaré con el banco, querré conocer su versión, pero escucharé las voces de quienes han sufrido el robo, les acompañaré en sus días y sus noches hasta entender sus dolores y su sufrimiento. Se nos ha olvidado escuchar la voz de las personas a las que este sistema les está robando el futuro. O puede que no nos dejen. Hay demasiadas ruedas de prensa en agenda cada mañana.

No os culpo compañeras y compañeros. No nos culpo. Son responsabilidades compartidas. Nos robaron nuestra profesión a golpe de amenaza, precariedad y compadreo. Desmontaron nuestra capacidad de análisis cambiando la profesionalidad y la entereza, la formación y la mirada aguda por unas cuantas caras bonitas.

Estamos a tiempo. El periodismo es nuestro, es del pueblo y para el pueblo. Es una herramienta, no un fin en sí mismo.

Ryszard Kapuscinski, uno de los mejores periodistas del siglo XX,  dijo una vez que “para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias.”

En otra ocasión, este polaco de principios intactos aseguró: “Cuando me pidieron ir a la guerra de Irak yo dije que no: no me interesaba este tipo de cobertura que depende sólo de los boletines del estado mayor. Así no hay periodismo posible, ya que no hay forma de saber sobre el terreno en qué medida esa información refleja o no la realidad.”

Hoy quiero acordarme de mis compañeras y compañeros, que siguen haciendo su trabajo a pesar de la precariedad y con toda la dignidad que pueden y les dejan. Hoy quiero acordarme también de Kapucinski.

Emi

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en ““Periodigno”

  1. – Otro acertado post de esta bloguera…, ¡¡tan activa como buena periodista!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: